lunes, 17 de septiembre de 2018

Grupos de acción


(Escrito el 7 de agosto 2017)
Como ya indiqué en alguna otra ocasión, cuando en Zaragoza se trazó el Tercer Cinturón, los Medios de Comunicación, exponían las quejas de algún colectivo porque se talaban pinos en la zona de Torrero y Venecia. A esas quejas, pronto respondía uno personalmente indicando que esos pinos se habían plantado de forma voluntaria, a prestación personal. Tras  esta contestación cabría preguntarse: ¿cuántos pinos han plantado esos colectivos que ahora protestan por talar los necesarios para hacer esa vía de comunicación? Si somos tan amantes de la naturaleza ¿Cuál es la reacción a semejante desforestación que ha habido en España?

En los años 50, recuerdo celebrar el día del árbol al menos en algunos pueblos. A los chicos del Colegio nos llevaban a plantar tu árbol que te comprometías a cuidar. ¿Qué ha quedado de toda esta sensibilidad por los árboles? No estaría por demás que anualmente los Viveros municipales, autonómicos y estatales, criasen miles de pinos u otras especies y que después los vecinos, encabezados por esos grupos que protestan ahora se plantasen. ¡Otro aspecto podría tener nuestro paisaje! Celebramos el día del padre, de la madre, del cáncer, del enamorado, etc. pero el día de árbol que un día existió se borró del calendario. Comercialmente no interesa.

Grupos inconformistas manifiestan su oposición cuando se trata de hacer un pantano u embalse. Exponen que el impacto ambiental se deteriora o que empresas que explotan ciertos deportes en esas aguas van a ser perjudicadas. Para embalsar el agua no es necesariamente que exista un río, ni hacer la presa en su cauce (el Pantano de la Sotonera en Huesca nos lo demuestra). ¿Por qué no señalan estos Grupos, puntos alternativos para detener el agua? Si las empresas que explotan ciertos deportes perderían tanto ¿cuánto estarían dispuestas a aportar por cambiar de sitio? Estamos viendo que cada vez se necesita más el agua, que las lluvias son más espaciadas y torrenciales, etc ¿es que no se puede consensuar un sitio para almacenarla?

Últimamente ha aparecido el tema del lobo y aunque más distante podrá ser el del oso. Si no los hay aún, aparecerán Grupos defensores de estos animales, que bien seguro no tendrán nada que ver con la ganadería extensiva a la que puedan dañar, sino que son amantes de los animales porque sí. No serán capaces de evaluar los daños que puedan causar. No serán partidarios que a estos animales se les cerque y no puedan salir de la zona acotada, pues sería restarles libertad. ¡Pobres animales! dirán, pero poco se acordarán de esos ganaderos que siempre han pastado en esas zonas y que sus rebaños pueden llegar a ser dañados. ¿Quién tiene preferencia en estos casos? ¿Qué está dispuesto a aportar los que piensen así? Que lo pague el Estado… será posiblemente su contestación.

Otros Grupos se oponen a que los ríos sean encauzados y no permiten que se corten ramas y árboles, que se draguen ciertos trozos de cauce, etc. El río según ellos debe de ir por dónde le plazca. Tampoco estos, tienen campos en su orilla y viven de ellos.

¿Razonan todos estos Grupos en sus actuaciones? ¿Son el NO por el NO?

Cuan distinto comportamiento tenía los vecinos de muchos pueblos en los año 40 y 50 del siglo pasado cuando los problemas que surgían en los pueblos se solucionaban de común acuerdo y tenía que dejar tu trabajo previsto, pues te avisaban que tenías que ir de vecinal.

Próximo tema: A Ivan Redondo

lunes, 10 de septiembre de 2018

No tenemos solución


(Escrito el  6 de junio 2018)
 El 10 de mayo de 2011, Celedonio le ponía de título a su reflexión “Esto tiene que explotar”. La publicaba el 9 de octubre de ese año. La de hoy, también tiene título poco optimista. A lo largo de su reflexión semanal, ya ha tocado algún punto de los que hoy va a exponer, pero quería hacerle un monográfico.

Los países están dirigidos por Gobiernos de distinto signo político y los políticos se mueven entre leyes que aprueban ellos, por las que aprobaron otros anteriores o por otras tan antiguas, que no sabríamos decir quienes las introdujeron, ya que si preguntamos quizá nos dijesen “siempre fue así”.  Es necesario que las leyes que se establezcan sean progresistas y que contemplen todos los rincones, en los que el infractor de la ley se pueda esconder. En definitiva, hay que actualizarlas.

¿Es lógico que en el siglo XXI haya una ley que defienda la prescripción de los delitos? Pienso que los delitos quedan zanjados cuando ha habido una sentencia y se ha cumplido. Si te dejo 20 euros, mientras no me los devuelvas, nunca estarás en paz  conmigo.

Estamos viendo en los casos de corrupción, apropiación de bienes, etc cómo el corrupto se hace con una serie de bienes inmuebles o de dinero. ¿No sería lógico que una vez probado que ha sido así, se le exigiese la devolución del importe apropiado más sus intereses, antes de cualquier otra condena? ¿No hay posibilidad de expropiarle a él o a quién lo tenga a su nombre? ¿No hay leyes para ello?

¿No se puede hacer un seguimiento de aquellas personas físicas o jurídicas que enseñan sus patrimonios y su tren de vida no corresponde a los ingresos que se les supone tienen y declara? Sabemos que cada uno puede gastar su dinero en lo que le da la gana, pero es una forma de ver si es legal todo lo que se le ve.

Si la cárcel, hasta ahora parece ser la sanción más dura que hay ¿es lógico que uno no entre en ella porque paga una fianza? ¿Es recuperable esa fianza?  ¿No establecemos diferencias entre ricos y pobres?

Cuando se dicta una sentencia, ¿por qué no se tiene que cumplir íntegra? Si por la edad u otros motivos hay leyes que las disminuyen ¿por qué no se da a conocer desde el principio?

La reflexión que publicaba Celedonio el 15 de junio de 2012 y que había escrito el 28 de diciembre de 2011, la titulaba “Mirándonos el ombligo”. Se refería a que mientras  las civilizaciones mediterráneas ( Roma, Grecia, Egipto, etc), nos han venido diciendo que fueron la cuna de la cultura y del saber, otros del Norte de Europa eran muy distintos. Nos pintaban con cuernos a los wikingos. Dónde pisaba el caballo de Atila decían que ni crecía la hierba. La mayor parte de ellos eran herejes. ¿Qué decir ahora? Cuando oigo decir, que hay o al menos ha habido, que en las carreteras hay puestos de venta dónde están las frutas embolsadas y no hay nadie en ese momento y el que para coge la bolsa, deja el importe y se va, se le cae a uno la cara de vergüenza, ver a dónde nos han llevado en estos países dónde tanta cultura había hace más de 2000 años.

Si a estos y otros desmanes, no se les pone y pronto solución, me reafirmo en el título de la reflexión de hoy: No tenemos solución.

Próximo tema: Grupos de Acción

lunes, 3 de septiembre de 2018

¡ A Don Mariano!


(Escrito el 19 de junio 2018)
Lo tengo bien anotado
no quiero hacerme un lío,
en abril de 2012
esa vez aunque era en prosa
una reflexión le escribo.
Hace poco que mandaba,
no quería ser  tardano
entonces la titulaba
 “No me fío Dn. Mariano”.

Al escribir ésta hoy
le digo de corazón,
quiero serle muy sensato
y por ello  le aseguro
que tiene otra intención.
Le escribo por lo que dice
por lo leído y oído,
según todas las noticias
dejará todos los cargos
que le ofrezca el Partido.

Le prometo le admiré
desde ese primer instante
que decía quiere ser
un sencillo militante.
Si lo que dice lo hace
estará entre los primeros
que tras el deber cumplido
no quiere más candelero.

No le quiero yo juzgar
si lo hizo bien o hizo mal,
pues lo hecho, hecho está,
siente bien o siente mal.
Celedonio en este escrito
no trasmite su opinión,
como sabe, él no vota,
pertenece a la abstención.

Lo que causará impacto
en todo su alrededor,
es cuando vuelva a su plaza
de lo suyo, registrador.
Si se fija en la fecha
es muy bien de señalar
mañana termina el plazo
que a sustituto de Vd.
se tienen que presentar.

Que se peleen, discutan,
cual si fueran a matar,
que Vd feliz con los suyos
en su casica va a estar,
sin hacer como hacen otros
que dijeron que se van
y no paran de mandar.

Próximo tema: No tenemos solución








domingo, 26 de agosto de 2018

Y....¿qué hacemos con todos estos?


(Escrito el 25 de mayo 2018)
Si hace unos días el bombazo informativo fue la detención de Zaplana, poco después, la sentencia del caso Gürtel, ha sido la explosión. ¿Y qué hacemos ahora con todos estos? Es lo que se pregunta Celedonio en su reflexión.

Como ya viene diciendo en reflexiones anteriores, clama al cielo de que en todos estos casos no se exija que lo primero que tienen que hacer es la devolución de todo lo que se llevaron y como el dinero no lo tendrán, habría que confiscarles todos sus bienes y después ya hablaremos. Las sentencias que se ponen estarán acordes con el Código Penal, pero me parece que cuando se corrija éste, además de los grandes juristas tenían que participar también gente sencilla y llana. Sin querer menospreciarlo, como ha dicho otras veces, el hombre de la boina. Estoy seguro que daría buenas ideas.

El Código Penal, debe servir para que los jueces sepan entre los parámetros que se pueden mover a la hora de dictar sentencias, pero también debe conocer el posible delincuente, lo que le puede caer encima si le cogen y lo que más va a temer es lo opuesto de lo que está acostumbrado hacer.

Una vez más quiere defender que la cárcel no es la solución y sin embargo todos los delitos gordos tienen igual pena: privación de libertad. Al que por gustarle el dinero se apropia de lo que no es suyo, debería tener miedo a que si lo cogen, tendrá que vivir no en la abundancia, sino en la escasez. El que está acostumbrado a vivir en grandes mansiones, tiene que tener previsto que igual le puede tocar vivir en piso de 80 metros en casa sin ascensor y el que se cree el rey del volante y la velocidad, debe tener presente, que si lo cazan, nunca jamás en ningún país se podrá sacar el carnet de conducir. Lo de que la cárcel puede hacer reinsertar a la gente, es pura utopía.

En otros tiempos, hemos leído o visto en las películas, que había condenas a galeras y trabajos forzados. Celedonio no reivindica que vuelvan esos tipos de sanciones, sino que lleguen a realizar trabajos que dignamente hacen otras personas. Así en la reflexión escrita sobre Mario Conde y sus amigos el día 26 de abril del año 2000, se preguntaba: después de devolver o expropiarle el importe de todo lo que se probó que se llevó, ¿por qué no tener que pasar un tiempo trabajando en los invernaderos de Almería como uno más? Que vista como quiera, que se ponga la gomina que desee, pero que las 8 horas de trabajo en invernadero no se las quite nadie, mientras no cumpla la pena.  Pienso que eso podría ser educativo.

En lugar de meterlos en la cárcel, el día 1 de julio de 2010, Celedonio reflexionaba sobre ¿por qué no darle otro destino a la zona de Masca en Canarias? Si allí vivieron unas personas, hasta que llegó el turismo,  con muy pocas comodidades ¿por qué no destinarlo para que se ganen allí la vida y sobrevivan como lo hicieron otros durante muchos años? Eso sí, antes tendrían que haber saldado sus deudas con la sociedad. Las cárceles, vistas las imágenes que nos muestran de algunas de ellas, no son para temerles. Deberían tomar nota los responsables y exigir que las Residencias de Mayores, tuvieran esas comodidades.

Hay pueblos semi abandonados, que siempre tras liquidar su deuda, podrían llegar a ocupar hasta cumplir su pena. Con barrera o cadena puesta, podrían salir a comprar un día por semana y con los dispositivos que te permite estar siempre localizado, no hay problema de que no sepan dónde están. Sin duda, los gastos correrían de su cuenta. Celedonio, no pide nada, tan solo reflexiona. 

Próximo tema: A Don Mariano